Automomificación en el budismo ancestral

Se denominaba Sokushinbutsu a los monjes budistas que se sometían a un proceso de momificación en vida. Este era un proceso lento y doloroso que se prolongaba hasta por diez años. Se tiene constancia que esta costumbre se practicó durante 900 años y sus métodos fueron distintos pero hay tres etapas básicas con una duración de 1000 días cada una.

Sigueme en facebook

En la primera fase el monje adopta una dieta particular la cual reduce drásticamente la grasa corporal, lo cual evitará la rápida descomposición de su cuerpo. La segunda etapa la dieta se vuelve aún más limitada, bebiendo un té que le produce vómitos, sudor y orina constantemente, reduciendo drásticamente sus fluidos corporales. Esto hace venenoso su cuerpo contra los gusanos y bacterias que tratarán de comer su cuerpo después de muerto

La tercera etapa consiste en...
construir un refugio subterráneo a tres metros bajo tierra y se construye un ataúd en el cual es ingresado el asceta en posición de loto, continuando con sus oraciones y mantras. El monje continua respirando por un tubo de bambú y hace sonar una campanilla cada día hasta el momento de su muerte. Cuando la campana ya no suena los otros monjes remueven el tubo de bambú y entierran al ascético por completo y esperan mil días más para desenterrarlo, si el ritual se realizó correctamente el cuerpo quedará incorrupto y no se descompondrá quedando momificado de forma "natural".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu opinión sobre este artículo.